Suspenso para las Escuelas de Negocio

esade-ok-628x250_628x250

Los MBA se centran en la cultura del beneficio extremo descuidando otros potenciales.

En estos años de carrera profesional y por el mundo en el que me desenvuelvo he tenido múltiples contactos con diferentes Escuelas de Negocio, desde las más prestigiosas a las más modestas. Todas ellas presumían de tener los mejores métodos de formación, que si el método de los videos xxx caso, que si la metodología de Harvard, y otro sinfín de argumentos pedagógicos.

Yo no dispongo de un titulo MBA (Master en Administración de Empresas), sí de un MRH (Master en Recursos Humanos), pero he convivido con muchas personas que lo han cursado y he podido ver muchos programas, incluso he participado activamente y con muy buena nota en alguno.

En todos ellos la base principal de los programas es la Económica-Financiera, quedando otras como Estrategia, sexo gratis Marketing, Liderazgo, RR.HH, casi como “marías”. La clave, desde mi punto de vista, es que el valor añadido a largo plazo de las empresas está precisamente en las áreas más intangibles, casualmente las “marías”.

Y llegó la crisis

Los responsables de las Escuelas de Negocios más importantes del mundo nos han vendido la excelencia de su formación y los parabienes de los que nuestra compañía podría disfrutar si entre nuestras filas contábamos con empleados con uno de sus carísimos MBA, los peliculas online líderes del futuro, gestores preparados para los nuevos retos; y la verdad es que, mientras todo ha ido bien, la cosa parecía que sí, que estaba justificado. Efectivamente, las cuentas iban bien, el EBDITA era positivo y los inversores estaban contentos…

Pero, llegó la crisis financiera. Al parecer, en muchos casos, provocada por cerebros formados en algunas de las mejores Escuelas de Negocios del mundo, y con un solidísimo conocimiento financiero. Curioso, líderes o directivos con una formación económico-financiera excelente provocan una crisis financiera.

“La crisis está ahí y quejarnos amargamente no solucionará las cosas”, diría un dinámico y proactivo Directivo con un MBA por la prestigiosa Escuela… “busquemos soluciones” añadiría. Pero, casualmente, TODAS las soluciones han pasado por lo mismo, por la destrucción masiva de puestos de trabajo, por un recorte en el “gasto de personal”, como si fuera una cuenta más, un gasto más del que se puede prescindir sin identificar potenciales, compromisos, talento, como quien reduce el gasto en fotocopias, sin un solo análisis detallado de plantilla, ni de necesidades a futuro, como si fuera algo sin valor añadido.

Suspenso en el modelo

Todos los directivos han hecho lo mismo: desde el de la gran multinacional con presencia en 2.500 países que tiene un MBA de 60.000 euros, hasta el pequeño empresario que tiene 3 empleados y ninguna formación en Gestión de Empresas. ¿Dónde está el valor añadido?, ¿dónde está la diferencia competitiva?, ¿dónde están las nuevas ideas?

No podemos por lo tanto hacer otra cosa que suspender a las Escuelas de Negocio porque en su misión de crear al Directivo del futuro se han equivocado, han fallado, se ha trabajado sobre una cultura del beneficio extremo, donde no ya el perder si no el no ganar más que el año pasado supone invariablemente crisis. Es cierto que la empresa tiene como naturaleza ganar dinero y que para eso se constituyen, pero también es cierto que la empresa tiene una obligación social con su comunidad y con el entorno en el que se mueve, como intercambio por la riqueza que genera este.

Las empresas que saldrán reforzadas de esta situación serán aquellas que dispongan de líderes carismáticos, cohesionadores, que sepan transmitir el mensaje, que hagan partícipe a la empresa de la empresa, que entiendan las oportunidades de negocio, que premien la productividad y la imaginación, que trasmitan confianza, porque la administración de empresas no sólo consiste en administrar balances y cuentas de pérdidas y ganancias, también hay que saber gestionar personas, equipos, conocer qué les motiva, qué les genera entusiasmo y por qué están dispuestos a seguirnos.

A día de hoy esto no se enseña en ninguna Escuela de Negocios.

José González es experto en Recursos Humanos

La mitad de las pymes dedica menos de 5.000 euros al año a la formación

2010, Jersey City, New Jersey, USA --- USA, New Jersey, Jersey City, Portrait of hardware shop owner and assistant --- Image by © Tetra Images/Corbis
2010, Jersey City, New Jersey, USA — USA, New Jersey, Jersey City, Portrait of hardware shop owner and assistant — Image by © Tetra Images/Corbis

Un estudio del portal MuyPymes afirma que el 85% invierte en acciones formativas

El portal de internet sobre autónomos y pymes (pequeñas y medianas empresas), MuyPymes , ha realizado un estudio titulado “Formación en la empresa” sobre el tipo de formación impartida en las pymes españolas, la cantidad de dinero invertido en la formación y la importancia que se le da a esta. También analiza el conocimiento por parte de las pymes sobre las opciones de formación oficiales que se encuentran a su disposición.

El estudio refleja que el 85% de las pymes españolas realizan acciones formativas, siendo el 73% de ellas de tipo presencial. Además, los cursos de informática son los más demandados con un 65%.Tras ellos, se sitúan los de Prevención de Riesgos Laborales y los Idiomas.

Una inversión preferiblemente gratuita

Los datos obtenidos demuestran como el 52% de las pequeñas empresas consideran dicha formación una inversión. Sin embargo, tratándose del presupuesto medio dedicado por las pymes a la formación de sus empleados, tan solo el 49% dedica menos de 5.000 euros al año frente al 14% que invierte más de 20.000. Esto se debe principalmente a que el 51% de las pequeñas empresas se inclinan por cursos gratuitos distribuidos por asociaciones empresariales, y a que los servicios brindados por las consultorías de formación continúan siendo poco conocidos en la pequeña y mediana empresa española.

En cuanto a las opciones de formación y subvención de los empleados, el 70% de los encuestados consideran escasos los cursos de formación, frente al 25% que los creen adecuados.

El informe se ha elaborado entre el 23 de junio y el 23 de julio de 2009 y refleja las partidas presupuestarias ofrecidas por las propias pymes españolas para la formación de sus trabajadores. Para su desarrollo, MuyPymes ha contado con la colaboración de más de 750 usuarios, mayoritariamente responsables y cargos ejecutivos de empresas.